TRADICIÓN MILENARIA, LLAMAS Y UN PROYECTO EN MARCHA

En otra nota comentamos sobre el proyecto de las llamas. Como saben, en su momento trajimos dos machos. Uno blanco, uno negro y media docena de cada color, blancas, marrones y negras.

Pertenecen a la raza “ch’aku” que son las lanudas. Hay además otra raza llamada “q’ara”, de poco pelaje y utilizadas para carga. Los colores son variados desde el blanco al negro, pasando por toda una gama de marrones y grises. Son comunes las de varios colores, manchadas o con pintas.

Siempre con la intención de emprender algo que reúna diferentes capacidades, recupere tradición, sea sustentable y genere alianzas productivas con habitantes de la zona.Tuvimos finalmente una gran iniciativa: participamos de la creación de un colectivo de artesanos textiles y productores de llamas y lana de toda la provincia, cuyo principal objetivo es compartir saberes y técnicas textiles ancestrales y modernas, haciendo hincapié en las tradiciones y la identidad de cada zona, buscando un hilo conductor que revitalice y posicione el oficio textil cordobés.

En la provincia de córdoba existen artesanos y artesanas con profundo conocimiento de las técnicas, algunas ancestrales, de hilado, cardado, ovillado y tejido de lanas. Provienen de los más diversos orígenes: artesanos locales que aprendieron por iniciativa propia, extranjeros que heredaron el aprendizaje de generación en generación y otros que en la búsqueda de realización personal, hicieron de esta actividad su modo de vida. En acuerdos con todos, este colectivo se denominó “Muyuna”, palabra en quichua santiagüeño que hace referencia al objeto que genera el “giro del universo”, esto se hace tangible en la pieza circular del huso, utilizado para el hilado artesanal.

Vanina Finzi, oriunda de córdoba capital, hoy residente de Villa Yacanto de calamuchita, generosamente nos introdujo al grupo y nos orientó para buscar artesanos para completar el sueño de los tejidos artesanales en una propuesta de economía colaborativa, abarcando la producción de llamas y vellones hasta la comercialización de los productos terminados, participando Molvento en ambas puntas. Vanina recibió nuestros primeros vellones, de color blanco y otros negros, nos hizo muestras de lanas a una y dos hebras de ambos colores, diseñamos juntos una manta para probar y obtuvimos nuestro primer producto, el que ven en las fotos.

La manta esta tejida a telar con lana en sus colores originales y fue hilada también en forma totalmente artesanal, usando el huso tradicional. Las guardas longitudinales negras son unas de típicos diseños de las artesanas y artesanos locales aplicados a diferentes productos.

Felices, pudimos demostrar que se puede producir llamas en las Sierras de Córdoba, sabemos que tenemos que sortear algunos problemas de concientización y capacitación de nuestra comunidad y de quienes tendrán la responsabilidad del manejo de las tropillas.

El desafío es integrar la cadena de valor donde todos los actores obtengan el precio justo de su participación y podamos entre todos alcanzar la competitividad que exige un mercado ávido de productos como los nuestros. Que podamos además contribuir al ascenso social de sus participantes, rescatando y dando valor a estas actividades milenarias.

Start typing and press Enter to search